Urkullu anima a la participación ciudadana para "reforzar el sistema institucional"