Urkullu se compromete al diálogo y a evitar la "judicialización permanente"