Cristina e Iñaki, un ejemplo de lo que no hay que mezclar