La infanta Cristina prepara durante cinco horas su declaración del sábado