Y al fondo, el banquillo