La confianza en Iñaki Urdangarin y el desconocimiento, la base de la declaración de la Infanta Cristina