La Infanta hace vida normal pese a su imputación