La Infanta se ampara en que confiaba en su marido y en el "no sabe, no contesta"