La declaración de la Infanta, "sincera y leal"