Los indignados se concentran ante el Banco de España