Indignación por las desafortunadas declaraciones del Consejero de Sanidad