La independencia unilateral de Cataluña costaría hasta 5.000 millones al mes