De 'yerno perfecto' a imputado