Ignacio González sabía que tenía pinchado el teléfono