Ignacio González, ante el juez Velasco