Iglesias y Errejón, frente a frente entre gritos de unidad de los asamblearios