Los exabruptos de Chávez marcaron las relaciones entre España y Venezuela