Guerra de cifras en el seguimiento de la huelga de profesores