Los terroristas de Cataluña planeaban atentar contra la Sagrada Familia