La Guardia Civil señala a los Mossos