La Guardia Civil asegura que ningún inmigrante murió en España