Granados niega el chivatazo aunque avisó a Marjaliza de que la UCO estaba en su puerta