El Govern activará el 1 de julio el sistema para recaudar los impuestos de los catalanes