El Govern mantiene la hoja de ruta y pide a la CUP una respuesta "más definitiva"