Los príncipes de Asturias echan un vistazo con las Google glass