Acuerdo de los estibadores: El Gobierno se niega a pagar parte de sus futuros salarios