El Gobierno condiciona la reforma constitucional a un 'consenso transversal'