El Gobierno catalán urge a Rajoy a negociar y niega "reuniones secretas"