La Generalitat se resiste: presenta en el Supremo un recurso contra la intervención de sus cuentas