Gallardón asegura que será "el legislador" y no los obispos quien defina la ley