Gallardón advierte que el "escrache" atenta contra los valores democráticos