Francisco Granados y su mejor amigo ocultaban 11 millones de euros paraísos fiscales