Correa, muy a gusto en el banquillo