El jefe etarra David Pla leyó el comunicado de cese de la violencia