Homs esperaba la detención de Osàcar pero pone la mano en el fuego por él