El Gobierno pide a los funcionarios catalanes que denuncien las ilegalidades