Fernández Díaz prosigue su campaña como si nada