Un avión volará mañana a Kabul para repatriar a los dos policías asesinados