El Rey recibe a los partidos políticos sin un pacto de investidura claro