Felipe González, molesto porque fue Rajoy y no el Rey quien comunicó la abdicación