Feijóo se reivindica y sus rivales le atacan en corrupción