La organización de Eurovisión rectifica tras la polémica por las banderas