Nuevo capítulo en la novela del espionaje catalán