Esperanza Aguirre siente “asco y náuseas” por el caso de la Púnica