Candidatos del PP, al dictado y tirando de agenda de amigos