El impuesto de patrimonio, poco efectivo