Santiago Carrillo, ingresado en el hospital madrileño Gregorio Marañón