Blanco sale en defensa de los bancos españoles