España ha perdido casi 90.000 habitantes desde enero de 2014