España y Francia proponen un comisario de inmigración para frenar flujos irregulares